Log In Register
 


View mobile-friendly version

It’s Your Health - How to get the most out of your HMO (Spanish)

Su salud - Cómo sacarle provecho a su HMO

Una guía ilustrada de dieciséis páginas que describe en qué consiste la cobertura de HMO, la relación médico-paciente, cómo defender sus derechos y cómo manejar los problemas de calidad en el cuidado de la salud. Incluye una lista de diecisiete asuntos de cobertura.

It’s Your Health - How to get the most out of your HMO (Spanish)

Publication Series

  • This publication is not currently associated with any training series.

Download PDF

No Download Available

Availability

  • Web Version Only

Languages Available

Table of Contents

  1. Su salud - Cómo sacarle provecho a su HMO
  2. Usted y su médico
  3. Sepa lo que cubre su plan de HMO: De esto depende su satisfacción
  4. Una lista de control de cobertura
  5. Defienda sus derechos
  6. Cómo manejar los problemas de calidad en el cuidado de la salud
  7. Conozca bien su cobertura de HMO

Su salud - Cómo sacarle provecho a su HMO

imagen de personas en un parque

El cuidado administrado de la salud ha cambiado el estado de la atención médica. En los Estados Unidos, más de la mitad de la población recibe atención médica a través de sistemas administrados de atención tal como el de las "organizaciones de mantenimiento de la salud" o "HMOs" siglas de health maintenance organizations.

Cada HMO ofrece una variedad completa de cobertura médica a través de su red de médicos, clínicas y hospitales que, trabajando en conjunto, coordinan la atención del paciente y contienen costos. El HMO utiliza una lista de médicos y establecimientos, y tiene una estructura de honorarios fijos por todos los servicios.

En la actualidad, muchos empleadores proporcionan seguro médico a través de HMOs ya que estos ofrecen atención integral de la salud a precios competitivos. Este desvío del seguro tradicional en el que los pacientes pueden elegir cualquier médico comenzó a principios de la década de 1990 y continua en la actualidad.

Aunque hace décadas que existen los HMO, durante los últimos años han experimentado un enorme aumento de miembros. En la actualidad, más de 80 millones de norteamericanos pertenecen a un HMO, un HMO de Medicare o a un plan de atención administrada punto de servicio (POS). Otros 70 millones tienen algún tipo de cobertura administrada, que incluyen las organizaciones de proveedor preferido o PPO, por sus siglas en inglés. (Los planes POS o PPO les dan más opciones a sus miembros sobre dónde pueden recibir atención médica que los planes HMO.)

Este cambio ha tomado a muchos por sorpresa. En el cuidado administrado de la salud, se considera que los participantes son pacientes de médicos y a la vez miembros del HMO. Lo que quiere decir que es necesario que usted comprenda cómo funciona la atención administrada de la salud, cómo ser más responsable de su atención médica y cómo maximizar los beneficios de ser miembro de un HMO.

Por haberse comprobado que la atención administrada de la salud es una forma efectiva de reducir costos, muchos empleadores sólo ofrecen planes HMO o PPO. Es posible que ya no pueda elegir entre un plan de seguro de salud tradicional y un HMO o PPO. Pero, en lugar de limitar sus opciones, la participación activa y afirmativa en su HMO puede multiplicar sus opciones de atención médica y reducir los gastos que deba pagar de su bolsillo.

Usted y su médico

imagen de una pareja con un perro

Dentro de un HMO, el médico que usted elije como responsable por el cuidado de su salud se conoce como su médico de atención primaria. Esta persona será el partidario de su salud y el lazo más importante para su satisfacción en el HMO.

La relación médico-paciente es la clave de su salud, porque su médico de atención primaria coordina todos los exámenes médicos de rutina, servicios preventivos, recomendaciones a especialistas y estadías de hospital. Su doctor conoce todo su historial médico y lo qué es importante para usted. Esto puede ser crucial para su cuidado si sufriera una enfermedad grave, y puede reducir el riesgo de que hubieran complicaciones durante su tratamiento. Usted y su médico deben ser socios en el cuidado de su salud.

Los médicos afiliados a un HMO deben cumplir normas de calidad y son analizados regularmente por sus colegas. Obviamente, tener un médico bien calificado es importante, pero también lo es sentirse cómodo con él. Ya que la relación entre el miembro y el médico de atención primaria es clave para la atención de salud de calidad, los HMOs permiten que sus miembros cambien de médico de atención primaria.

Usted elige a su médico de una lista que le proporciona su HMO. Muchos descubren que su propio médico aparece en la lista. Si su médico no está afiliado con el HMO, llame al departamento de servicios para miembros de su plan para que le informen sobre los médicos disponibles. (Para encontrar médicos y verificar sus licencias médicas, visite el sitio Web de la Association of State Medical Board Executive Directors Sitio Web DocFinder.)

Cuando esté por elegir un médico, hable con un representante de servicios para miembros y discuta sus preferencias sobre la ubicación del consultorio y la capacitación, educación e idiomas que habla el médico. Esto le ayudará a reducir sus opciones.

Si decide cambiar de médico, debe elegir uno que pertenezca a la misma red. Generalmente, el cambio se hace efectivo en 30 días. (En ciertos HMOs, si decide cambiar después del día 15 del mes, tendrá que esperar hasta el segundo mes posterior al cambio para visitar a su nuevo médico.) Llame a servicios para miembros de su plan si no entiende sus derechos y responsabilidades al cambiar de médico.

Puede haber muchos buenos motivos para cambiar de médico de atención primaria. Sobre todo, debe sentirse cómodo en su relación. Su médico debe contestar sus preguntas y darle explicaciones completas sobre todos los planes de tratamiento, terapias, inyecciones, medicamentos y cirugías sugeridos. Elija un médico que se sienta cómodo hablando con usted sobre qué influencia tiene la relación entre el médico y el HMO en las decisiones sobre su atención médica. Usted tiene que sentir que a su médico le preocupa su bienestar, y que usted está participando completamente en las decisiones que conciernen su salud.

Su decisión de cambiar de médico podría ser porque no le gusta la personalidad del doctor o la forma en que atiende a los pacientes. Si usted cambia de domicilio, es posible que la ubicación del consultorio le resulte incómoda. Tal vez prefiera una doctora en lugar de un doctor, o alguien que hable su idioma, o que acepte su cultura o estilo de vida.

Sepa lo que cubre su plan de HMO: De esto depende su satisfacción

imagen de una persona con una canasta con frutas

¿Qué es lo que generalmente se cubre?

La cobertura de HMOs varía mucho. Es posible que sus beneficios sean distintos a los de otros miembros del mismo HMO. Esto puede suceder si su empleador decidió pagar beneficios distintos. O, si usted es un miembro individual o de Medicare, es posible que su cobertura sea distinta a la de miembros de un plan colectivo proporcionado por un empleador.

En la mayoría de los HMOs, toda atención médica debe ser aprobada por su médico de atención primaria. Generalmente se le pedirá que pague $5 ó $15 (conocido como un copago) cuando visite el consultorio. (No todos los planes requieren copagos.)

Los beneficios de un HMO generalmente incluyen exámenes regulares para usted y los miembros de su familia cubiertos. Muchos HMOs permiten que la mujer visite un ginecólogo de la red para un examen de salud anual sin ser necesaria la autorización del médico de atención primaria. Generalmente, cubren totalmente el cuidado de maternidad.

Los médicos de atención primaria están capacitados para proporcionar atención experta a la mayoría de condiciones. Si su médico de atención primaria considera que su enfermedad está más allá de sus conocimientos, le recomendará un especialista afiliado con el grupo médico o con su HMO. La mayoría de las recomendaciones están sujetas a la aprobación del grupo médico al que pertenece su doctor y de su HMO. Muchos especialistas importantes están afiliados con varios planes de salud, es posible que pueda visitar un médico específico sobre quien haya leído o que le haya recomendado un amigo.

Cuando sea necesaria, la hospitalización también está cubierta. Aunque para ciertas cirugías se le puede recomendar una estadía de hospital, su doctor o su grupo médico determinan la duración real de su estadía y sus tratamientos continuos.

Muchos HMOs ofrecen beneficios por medicamentos recetados que cubren cada receta por un copago bajo, generalmente de $5 a $20. Cada HMO tiene su formulario propio o lista de medicamentos recomendados. (Sólo para residentes de California: Averigüe qué medicamentos cubre su HMO.) La mayoría ofrece un copago más bajo para miembros que aceptan medicamentos "genéricos", o sea reemplazos más baratos de los medicamentos de marca que contienen los mismos ingredientes.

Los HMOs le dan gran importancia a los servicios preventivos de atención de salud diseñados para detectar los problemas de salud en su principio, y aconsejan que sus miembros conozcan el historial médico de su familia y colaboren con el médico para reducir los riesgos potenciales. Aquellos miembros que quieren perder peso o dejar de fumar pueden tener acceso a talleres de trabajo o clases (algunos cobran honorarios) y materiales de lectura y videos con consejos para mantener la salud.

Una lista de control de cobertura

imagen de unos niños jugando en hamacas

Su responsabilidad más importante como miembro de un HMO es educarse sobre su plan de cobertura. Esto es importante para aprovechar su plan actual o cuando compare planes.

Consulte sobre los reglamentos y la política en los siguientes temas:

La atención médica de rutina o preventiva

La atención médica de rutina o preventiva se refiere a los exámenes regulares, pruebas de detección de enfermedades, inmunizaciones, y visitas al consultorio para el tratamiento de enfermedades o lesiones. En la mayoría de los planes, cuando visita el consultorio de su médico se le exije un copago, generalmente $5 ó $15 por visita. Si tales copagos aplican a sus visitas de consultorio, averigüe cuál podría ser su máxima responsabilidad anual.

Atención por embarazo y maternidad

Atención por embarazo y maternidad: Las visitas al consultorio por cuidado pre y post natal, y todos los servicios facultativamente necesarios como paciente internado generalmente son cubiertas en su totalidad. La mayoría de los planes cubren la atención del recién nacido. En la mayoría de los casos, se requiere que los nuevos papás inscriban al bebé en la cobertura dentro del mes de haber nacido. De esta forma se asegura que su bebé cumpla los requisitos para recibir atención pediátrica o para "bebé sano" continua. Averigüe si su plan tiene algún deducible (costo que usted debe pagar de su bolsillo) o exclusiones (artículos que no se cubren) por cuidado de maternidad.

Atención urgente

Atención urgente: una situación que requiere atención inmediata pero que no requiere acudir a una sala de emergencia. Si usted o un miembro de su familia tiene una situación médica urgente, llame enseguida al consultorio de su médico. Dígale a la persona que contesta el teléfono que su llamada es urgente. Si no le regresan su llamada en 15 minutos, vuelva a llamar.

Una emergencia

Una emergencia es una enfermedad o herida repentina, seria y/o que pone la vida en peligro. Requiere atención inmediata porque demorar el tratamiento podría resultar en un daño permanente para su salud.

La mayoría de los HMO aconsejan que sus miembros utilicen el sentido común al decidir si una situación requiere una visita a la sala de emergencia. Si no está seguro, llame al consultorio de su médico inmediatamente. En una emergencia, si por algún motivo no puede visitar a su médico, diríjase al hospital más cercano para que lo atiendan de forma apropiada.

Lo antes posible, dentro de las 48 horas, asegúrese de llamar a su médico de atención primaria y a su plan de salud, o pídale a un pariente que lo haga. Esto lo ayudará a recibir la mejor cobertura bajo su plan en situaciones de emergencia y a asegurarse que su médico esté informado sobre su caso e involucrado en las decisiones sobre su cuidado continuo.

Generalmente, si de la sala de emergencia ingresa al hospital, tendrá que pagar un copago pequeño. El promedio de los copagos para tratamiento en salas de emergencia de pacientes no internados es de $50 si cumplió con los reglamentos de notificación.

Cuando está lejos de su hogar

Cuando está lejos de su hogar, generalmente está cubierta la atención de emergencia aunque es posible que el cuidado que no es urgente no lo esté. Llame al departamento de servicios para miembros de su HMO para mayores detalles antes de salir de viaje. Si el establecimiento de emergencia requiere el pago inmediato, solicite una factura completa de los servicios recibidos y, si fuera posible, una copia del informe de la sala de emergencia. Cuando llegue a casa, llame al departamento de servicios para miembros para averiguar cómo presentar un reclamo o pedir un reembolso.

Los beneficios de medicamentos recetados

Los beneficios de medicamentos recetados pueden varíar enormemente de un plan a otro. La mayoría de los HMOs tienen un formulario, o lista, de los medicamentos que cubrirán por un copago bajo de $5 ó $20 cada vez que se prepara una receta. Estos formularios pueden llamarse abiertos, administrados o cerrados. El formulario abierto ofrece una opción sin restricciones de todos los medicamentos aprobados por el gobierno. Si opta por la lista sin restricciones aumentará el costo de su cobertura. Otros planes ofrecen la opción de un formulario, administrado para ahorrar costos, que contiene medicamentos de marca o genéricos. Los formularios cerrados pueden ofrecer a los miembros sólo un grupo fijo de medicamentos recetados.

Si su HMO decide que dos medicamentos de marca son básicamente iguales, es posible que sólo incluya a uno en el formulario. Pero si ese medicamento le causa efectos secundarios significativos y usted no responde como se esperaba, su médico puede solicitar que le autoricen el medicamento alternativo. Pregunte si su plan ofrece esta autorización previa de medicamentos que no pertenecen al formulario. O, para evitar substituciones, puede pedirle a su médico que escriba "prepárece como se receta" en la receta; sin embargo, tal vez tenga que pagar más o cubrir el costo total de este medicamento.

Pregunte cuántos medicamentos están cubiertos por su plan y en cuáles otros planes se puede inscribir. Los formularios de los HMOs varían y cubren entre 200 a 1,000 medicamentos; están disponibles aproximadamente 2,000 medicamentos de receta aprobados por el gobierno. Si está comparando planes y necesita medicamentos específicos, pregunte si están cubiertos.

Hospitalización

Hospitalización: generalmente compartirá un cuarto y se le cubrirá su comida y sus requisitos médicos. Averigüe cuáles son los límites anuales por estadías de hospital o, si los hubiera, en casos de enfermedades específicas. Cada vez son más las cirugías que se realizan como paciente no hospitalizado, por lo que es posible que lo manden a recuperarse a su casa poco después de la intervención.

Las recomendaciones a especialistas

Las recomendaciones a especialistas médicos capacitados en un cierto campo de la medicina o de cirugía generalmente deben ser autorizadas por su médico de atención primaria, y el grupo médico de su doctor. Sin embargo, algunos planes grandes han agilizado el proceso de autorización y de acceso a especialistas en sus redes. Muchos le permiten a sus miembros autorizarce a sí mismos el acceso a ciertos médicos de la red para obtener servicios rutinarios como de dermatología o ginecología. A veces, a esto se le llama acceso directo. La mayoría de los planes de HMO requieren que espere que se apruebe la autorización antes de consultar a un especialista fuera de la red.

Una enfermedad crónica

Una enfermedad crónica es aquella que no se espera pueda curarse pero que puede controlarse con tratamiento, como la enfermedad de Alzheimer, el asma, la artritis, la diabetes o la epilepsia. Aunque el manejo de dichas enfermedades (visitas al médico y medicamentos) generalmente está cubierto totalmente, ciertas terapias o equipos no lo están. A pesar de que muchos HMOs cubren algunos tipos de equipo facultativamente necesarios, muchos planes no pagan por equipo como zapatos ortopédicos, purificadores de aire, almohadas y colchones, o aparatos de análisis para uso en casa que los médicos recomiendan para el tratamiento de una enfermedad crónica.

El cuidado personal

El cuidado personal generalmente no está cubierto por los HMOs. Por ejemplo, un paciente de Alzheimer podría necesitar asistencia continua para tomar medicamentos, bañarse o cocinar.

Los exámenes de la vista o el oído

Los exámenes de la vista o el oído pueden ser servicios opcionales en ciertos planes.

El tratamiento inicial por adicción al alcohol o las drogas

El tratamiento inicial por adicción al alcohol o las drogas (detoxificación) generalmente está cubierto; sin embargo, si el tratamiento repetido o habitual resultara necesario, ciertos HMOs podrían negar el tratamiento continuo.

La atención de la salud mental

La atención de la salud mental puede limitarse a enfermedades graves mentales (repentinas o serias) y puede excluir el tratamiento de enfermedades mentales crónicas o problemas de comportamiento. A veces, se autorizan las visitas para terapia del paciente no hospitalizado, pero generalmente se limitan a terapia de corto plazo por una cantidad fija de visitas. Cada visita generalmente está sujeta a un copago de $25 o más.

La atención de salud a domicilio

La atención de salud a domicilio (visitas por profesionales de la salud) podría o no estar cubierta por su plan, y podría limitarse a cierto número de visitas. En la mayoría de los casos, aplicará un copago por cada visita.

El cuidado en centros para desahuciados

El cuidado en centros para desahuciados podría estar cubierto o no. (Estos son establecimientos que ofrecen programas para moribundos dedicados a su cuidado en lugar de la prolongación de la vida con intervenciones médicas adicionales.) Si pertenece a un plan HMO de Medicare, dispondrá de los beneficios que Medicare cubra para estos centros, siempre que pague directamente al seguro social la Parte A de la prima que le corresponde.

Terapia física

Generalmente se cubre la terapia física recomendada por su médico después de una cirugía o lesión, aunque puede estar limitada a un cierto período de tiempo o cantidad de visitas.

Los tratamientos experimentales

Los tratamientos experimentales, a veces llamados "investigacionales," cuya efectividad no haya sido científicamente comprobada en cuanto a una enfermedad o un trastorno en particular, generalmente no están cubiertos. Si este tipo de tratamiento se le niega a un paciente moribundo, ciertos estados requieren que el plan de salud pague los costos de otra opinión médica. Algunos estados y planes también ofrecen un proceso de arbitraje rápido, reconociendo que al paciente no le queda mucho de vida sin el tratamiento. También a veces sucede que el HMO cambia su propia decisión sobre un tratamiento experimental después de una apelación del miembro, cuando existe evidencia médica que respalde la decisión de cubrir el tratamiento.

Defienda sus derechos

El cuidado administrado de salud es un sector joven y está pasando por dificultades de crecimiento. Hay quienes piensan que se mueve y responde lentamente. Pero la preocupación de su HMO por la eficiencia de costos es lo que permite que su empleador pueda económicamente ofrecerle a usted y su familia cobertura de salud integral.

Cuando se trata de alguna organización grande, lograr satisfacción requiere mucha energía de su parte. A menos que defienda sus derechos, puede perderse en el sistema y no recibir la mejor atención posible.

Sea usted su propio defensor:

Su salud está de por medio. Insista en lograr la mejor atención médica de su HMO y de su médico. No acepte la primera respuesta si no satisface sus necesidades. Pregúntele a su médico: ¿Qué opciones de tratamiento tengo?

Solicite a su plan que considere la atención que usted crea necesaria, aunque se excluya de la cobertura.

Infórmeles si usted cree que necesita tratamiento adicional. Con preguntar no pierde nada, y el hacerlo puede resultar en una mejor atención.

Su mejor defensor puede ser su médico.

Si se hace exámenes de rutina y sigue el consejo de su médico, demostrará que usted está dispuesto a dar los pasos necesarios para su salud. Cuando necesite tratamiento médico continuo o cirugía, la relación que tenga con su médico lo ayudará a tener acceso al cuidado más apropiado posible.

Busque un médico que sepa cómo manejarse en el sistema.

Es él quien lo atiende y tiene el derecho de solicitar excepciones a los reglamentos del HMO cuando crea que sea facultativamente necesario.

Exija la atención apropiada y necesaria.

Aquellos que saben lo que necesitan tienen más probabilidades de conseguir lo que desean. Realice las investigaciones necesarias para respaldar sus argumentos sobre su atención médica. Recorte artículos sobre los nuevos tratamientos de las revistas dedicadas a temas de la salud. Busque información acerca de su enfermedad en el Internet. Demuestre que usted es un consumidor inteligente e interesado en encontrar la mejor atención médica posible. Si su enfermedad llega a impedirle participar en las decisiones que se deben tomar sobre su salud, consiga que su cónyuge, un pariente o un amigo actúe en nombre suyo.

No aplace buscar ayuda en una emergencia médica seria porque teme que su HMO no cubra los costos.

Conozca los reglamentos de su HMO en situaciones de emergencia, pero comprenda que tal vez le sea imposible llegar a tiempo a un hospital afiliado. La sala de emergencia no debe servir como substituto para la atención de rutina, pero cuando sufra una emergencia peligrosa o cualquier enfermedad o herida seria, busque ayuda rápidamente y preocúpese después sobre quién habrá de pagar.

Cómo manejar los problemas de calidad en el cuidado de la salud

Cuando le preocupe la calidad de su cuidado médico, dígalo inmediatamente. Comience por hablar con su médico de atención primaria. Si su médico no puede proporcionar una respuesta satisfactoria, llame al departamento de servicios para miembros de su HMO. Muchas veces los representantes de su HMO pueden ayudarlo a conseguir el beneficio que necesita. El administrador de beneficios médicos de su empleo también puede ayudarlo.

Si tuviera una queja que no puede resolver fácilmente, su primer paso debe ser presentar una apelación con su HMO para solicitar que se reconsidere su solicitud. El departamento de servicios para miembros lo ayudará a comprender porqué se le niega su solicitud y le explicará como presentar la apelación.

Si no está satisfecho con el resultado de su apelación, envíe una carta al director médico del plan y al jefe del departamento de servicios para miembros. Solicite que le respondan dentro de una cantidad específica de días, e infórmeles que de ser necesario, buscará ayuda legal o de las autoridades reguladoras.

Si no puede resolver un problema con el HMO, puede presentar una queja con la agencia reguladora de HMOs en el estado en que vive. El departamento de servicios para miembros de su HMO le proporcionará el nombre y número de teléfono de la agencia. Cuando llame al representante de la agencia reguladora, pregunte cómo presentar una queja sobre una decisión de tratamiento insatisfactorio por parte de su HMO. El sitio Web de la National Association of Insurance Commissioners tiene una lista de todos los departamentos estatales de seguro de salud.

Grupos de defensa de la salud sin fines de lucro, como la Sociedad Americana del Cáncer o la Sociedad Americana del Cáncer o grupos de información en el Internet, podrían proporcionarle valiosa información sobre las opciones de tratamiento. A menudo, cuentan con información sobre la efectividad de nuevos tratamientos y esta información puede ayudarlo a decidir si presentar o no una apelación o queja.

Respondiendo a inquietudes expresadas por consumidores, muchos estados requieren ahora que los HMO y los planes de salud ofrezcan un proceso de análisis externo e independiente (IER por sus siglas en inglés). Este proceso que se ofrece sin cargo para el individuo está compuesto por médicos y otros profesionales de la medicina que no están afiliados con el plan de salud que analizan las decisiones sobre la atención considerada necesaria por razones médicas y el acceso a tratamientos o medicamentos de carácter experimental. El plan de salud debe obedecer la decisión del IER, pero los individuos conservan el derecho de apelarla. Si su estado requiere este proceso, su plan de salud debe proporcionarle la información pertinente en el manual para miembros y a través de sus servicios para miembros. (Para mayor información sobre las leyes de su estado, vea una guía para el consumidor sobre cómo manejar disputas con su plan de salud privado o laboral.)

En el último de los casos, considere comunicarse con un abogado. A veces, con sólo una carta de un abogado obtendrá resultados. (Busque un abogado en el sitio Web de la National Association of Consumer Advocates.) Si no puede pagar a un abogado, llame a la organización de ayuda legal en su zona. También, muchas organizaciones de noticias tienen periodistas y reporteros que se ocupan de la defensa del consumidor y podrían estar interesados en los problemas del consumidor relacionados al cuidado de la salud.

Los contratos de miembro de un HMO casi siempre requieren que las disputas sean resueltas por arbitraje obligatorio. Esto significa que su caso será considerado y decidido por un panel de individuos calificados en lugar de que un tribunal judicial conozca la causa. Si su reclamación está sujeta al arbitraje obligatorio, usted renuncia su derecho de juicio por jurado o por juez.

Usted no debe comenzar el proceso de arbitraje sin el consejo de un abogado. La mayoría de los HMOs requieren que presente una solicitud de arbitraje y que pague el honorario antes de comenzar dicho proceso. Es posible que también sea responsable por los costos de arbitraje, los que podrían resultar siendo miles de dólares. Pero ni los requisitos ni los costos potenciales deben disuadirlo de seguir adelante con una reclamación válida. (Algunos HMOs tienen disposiciones que cancelan ciertos costos de arbitraje si estos causan graves dificultades.)

Conozca bien su cobertura de HMO

Lea el documento de divulgación.

Lea el documento de divulgación, a veces llamado prueba de cobertura, ya que es el mapa de las políticas y los reglamentos. La cobertura puede variar mucho entre los HMOs.

Tenga a la mano su tarjeta de miembro.

La necesitará cuando visite a su médico, se le hagan análisis médicos, compre medicamentos recetados o reciba cuidado de emergencia. En ella se indica la forma de comunicarse con su médico y el HMO responsable del cuidado de su salud, y comprueba que usted está asegurado.

Conozca el número de teléfono del departamento de servicios para miembros.

Generalmente, lo encontrará en su tarjeta de miembro. Los representantes del HMO están disponibles para explicar y contestar sus preguntas sobre cobertura. Si su médico no puede resolver algún problema, comuníquese con el departamento de servicio para miembros.

Fondos para esta publicación fueron provistos por PacifiCare"reg; Health Systems

Download PDF

No Download Available

For More Information

None Available

Sponsors

Filed Under

Insurance   ♦  

Copyright

© –2014 Consumer Action. Rights Reserved.

 

Tags/Keywords

insurance, health insurance, health, medical coverage, hmo, salud, beneficios, cobertura medica, cobertura médica


Article Statistics

Article Viewed: 42777
Tracker Stats: 3682

 
 
 

Quick Menu

Support Consumer Action

Support Consumer

Join Our Email List

Optional Member Code
Facebook FTwitter T

MoneyWise Modules